Lienzo de cabecera: Françoise de Felice

miércoles, mayo 26

Llanto por la muerte de un perro de Abigael Bohórquez con fotografías de Jan Puerta

  • Queridos amigos, hace algunas semanas os dije que iría rescatando textos del poeta sonorense Abigael Bohórquez, porque a mí lógicamente me fascina, porque sus libros son dificilísimos de encontrar y porque creo que merece la pena conocer sus poemas y adentrase un poco en su mundo.
  • Esta poesía que os muestro hoy dista muchísimo con la anterior en el tema, no así en su apasionamiento y su talento.
  • Se titula: Llanto por la muerte de un perro y poco se me ocurre decir de él, salvo que lo leáis y los disfrutéis.
  • Las imágenes que forman parte de este post son todas de Jan Puerta, un gran fotógrafo, una magnífica persona llena de talento que hace una labor encomiable en su blog: imágenes y palabras, el cual os recomiendo si todavía no lo conocéis, pues merece mucho la pena, se trata de una joya única en este mundo de los blogs.
  • Sus fotografías, en este caso, son una muestra de perros abandonados que Jan ha ido fotografiando y forman parte de una colección extraordinaria de sensibilidad y buen hacer.
  • Espero que os guste.
  • Llanto por la muerte de un perro, Abigael Bohórquez :
-
  • Hoy me llegó una carta de mi madre
  • y me dice, entre otras cosas: —besos y palabras—
  • que alguien mató a mi perro.
  • “Ladrándole a la muerte,
  • como antes a la luna y el silencio,
  • el perro abandonó la casa de su cuerpo,
  • —me cuenta—,
  • y se fue tras de su alma
  • con su paso extraviado y generoso
  • el miércoles pasado.
  • No supimos la causa de su sangre,
  • llegó chorreando angustia,
  • tambaleándose,
  • arrastrándose casi con su aullido,
  • como si desde su paisaje desgarrado
  • hubiera
  • querido despedirse de nosotros;
  • tristemente tendido quedó,
  • —blanco y quebrado—,
  • a los pies de la que antes fue tu cama de fierro.
  • Lo hemos llorado mucho...”
  • Y, ¿por qué no?
  • yo también lo he llorado;
  • la muerte de mi perro sin palabras
  • me duele más que la del perro que habla,
  • y engaña, y ríe, y asesina.
  • Mi perro siendo perro no mordía.
  • Mi perro no envidiaba ni mordía.
  • No engañaba ni mordía.
  • Como los que no siendo perros descuartizan,
  • destazan,
  • muerden
  • en las magistraturas,
  • en las fábricas,
  • en los ingenios,
  • en las fundiciones,
  • al obrero,
  • al empleado,
  • al mecanógrafo,
  • a la costurera,
  • hombre, mujer,
  • adolescente o vieja.
  • Mi perro era corriente,
  • humilde ciudadano del ladrido-carrera,
  • mi perro no tenía argolla en el pescuezo,
  • ni listón ni sonaja,
  • pero era bullanguero, enamorado y fiero.
  • A los siete años tuve escarlatina;
  • y por aquello del llanto y el capricho
  • de estar pidiendo dinero a cada rato,
  • me trajeron al perro de muy lejos
  • en una caja de zapatos. Era
  • minúsculo y sencillo como el trigo;
  • luego fue creciendo admirado y displicente
  • al par que mis tobillos y mi sexo;
  • supo de mi primera lágrima:
  • la novia que partía,
  • la novia de trenzas de racimo y de la voz de lirio;
  • supo de mi primer poema balbuceante
  • cuando murió la abuela;
  • mi perro fue en su tiempo de ladridos
  • mi amigo más amigo.
  • “Ladrándole a la muerte,
  • como antes a la luna y el silencio,
  • el perro abandonó la casa de su cuerpo,
  • —dice mi madre—,
  • y se fue tras de su alma —los perros tienen alma:
  • un alma mojadita como un trino—
  • con su paso extraviado y generoso
  • el miércoles pasado...”
  • Ay, en esta triste tristeza en que me hundo,
  • la muerte de mi perro sin palabras,
  • me duele más que la del perro
  • que habla,
  • y extorsiona,
  • y discrimina,
  • y burla;
  • mi perro era corriente,
  • pero dejaba un corazón por huella;
  • no tenía argolla ni sonaja,
  • pero sus ojos eran dos panderos;
  • no tenía listón en el pescuezo,
  • pero tenía un girasol por cola
  • y era la paz de sus orejas largas
  • dos lenguas
  • de diamantes.
----

27 comentarios:

elena clásica dijo...

Sí, los perros tienen alma y es un alma demasiado pura para que podamos entenderla desde nuestra temible prepotencia y soberbia. Afortunadamente hay personas que aman a los animales, a los preciosos perros que ahora son los protagonistas. Así Abigael Bohórquez y Jan Puerta. El poema diamantino, como el alma de Jan Puerta, estas fotografías no dejan lugar a dudas. La mirada de los perros abandonados se te clava para siempre en la capa interna del dolor, la que nunca se cura.

Menuda entrada, me conmovió, son tan hermosos y están tan tristes...

Besazos.
Un saludo para Jan Puerta también por una idea preciosa y llena de generosidad.

Julián dijo...

Qué facilidad para amar sin condiciones la de estos animales. Hasta el vagabundo más desarraigado, loco, alcohólico, bueno o malo tiene su compañía y es impensable que le abandone por frío, hambre o tedio, tantas horas echados junto al bote de pedir sin decir ni guau. Y sin embargo, qué fácil abandonarlos, quedando con esa mirada de desamparo y, sobre todo de incomprensión (no entra en su entendimiento el abandono). Esa mirada es reconocible en las magníficas fotografías de Jan Puerta (duele especialmente la de "Duda"). Acabo de entrar en su blog y veo que titula su entrada "Mirada", era de esperar. El poema de Abigael Bohórquez, muy sentido y acertado en su contenido, los otros perros que describe son los "lobos" del momento actual y de siempre. Un saludo triste.

Fernando dijo...

Ya lo dijo Juan Pablo II, "los perros van al cielo". ¿A qué otro sitio podrían ir?. Un día, leyendo por doquier, me encontré con esta poesía que te copio:

EL PERRO DE ULISES

Al regresar a Ítaca después de veinte años,
vestido con ropas de mendigo,
Ulises se enjugó una lágrima.
Argos, lleno de pulgas,
tendido en el estiércol,
alzó la cabeza y las orejas.
Fue el único que reconoció a su dueño.
Así nos pasa a los humanos
frente a la belleza, que nunca es fácil,
que nunca es benigna,
frente a la perfección camuflada y hambrienta.
Como el perro de Ulises
sólo algunos ladramos frente a ella
y movemos el rabo.
Veinte años esperando a su amo
y Argos poco después murió.

Las fotografías de Jan Puerta, preciosas, el tema impresionante y la poesía de Abigael Bohórquez, digna de un genio poético. Un cordial saludo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Qué gran regalo! Qué buen texto. Qué grandes fotos las de Jan Puerta. Cuánta calidad hay en ellos.

RITMO RANCIO dijo...

Querida Carmen:

Suscribimos el comentario de nuestro compañero Julián de Ritmo Rancio, como siempre, atento y acertado.

Quien ha vivido en compañía de un can, sabe lo que es la amistad...

Un besazo

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, querida Carmen, pues claro que los perros tienen alma, mojadita como un trino, como nos cuenta Abigael Bohórquez en ese poema hermoso y triste que canta al amigo que nunca traiciona. Y cuánta verdad hay en sus palabras: "la muerte de mi perro sin palabras
me duele más que la del perro que habla,
y engaña, y ríe, y asesina."
Hermosas también las fotografías de Jan Puerta, bello homenaje a esos callejeritos que mucha gente denosta por no tener pedigree, y que son dignos de todo nuestro afecto, yo lo sé, que he tenido varios recogidos de la calle y eran del todo punto cariñosos. Una entrada preciosa, esta tuya, que me ha tocado la fibra sensible. Un beso fuerte, amiga mía.

Taty Cascada dijo...

Un perro es un amigo noble, cariñoso, fiel, intuye nuestros pesares, los olfatea...Hermoso poema, recordé a mi primer perro.
Un beso.

Jota Ele dijo...

La poesía de Abigael Bohórquez, muy en tu estilo, Carmen.

Siempre que escucho algún mal para un perro o veo las entradas sobre ellos de Jan Puerta, miro al mío y pienso que no es él el afortunado, sino yo por tenerle a él junto a mi. Me da tantas satisfacciones, tanto amor, tanta entrega y a cambio de tan poco que sí, soy yo el afortunado.

Suscribo todas tus palabras sobre Jan Puerta. Le tengo por buen amigo y admiro su extrema sensibilidad.

Un beso.

Miguel Ángel dijo...

Ya lo decía Lord Byron: "Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro"

Estupendo poema y bonitas, aunque un poco "depres", fotos.
Un saludo

Juan Antonio dijo...

Emotivo, Carmen.

Un fuerte abrazo.

virgi dijo...

El poema es precioso. Me hubiera gustado leérselo a mi padre, se hubiera emocionado.
Y las fotos también, muy bien captado cada perro en su ambiente. Alguna vez he entrado en su blog, ahora entiendo algo más de su trabajo.
Un fuerte abrazo para ti, para él, ternura para esos perritos.

Semi dijo...

Emotiva entrada, el poema de Abigael todo ...un corazón por huella; las fotos de Juan Puerta, al que sigo con admiración, un acierto. Forman una simbiosis que hace reflexionar sobre el comportamiento humano. Un fuerte abrazo.

Ar Lor dijo...

Una combinación muy bella, Carmen, juntar el doloroso poema de Abigael Bohórquez con las imágenes dolientes de Jan Puerta. El conjunto adquiere un efecto sinérgico. Es una entrada singular la que has hecho, el arte pasa a segundo plano, pero es porque el propio arte, cede el lugar de honor, el foco de la atención al Ser narrado. A mí me ha conmovido, varios seres como esos han muerto en mis brazos. Su vida es más corta que la nuestra. La crueldad con ellos es un escándalo moral, igual que la crueldad con los viejos y los niños, pues, como éstos, están desprotegidos frente a nuestra maldad, ya que desde hace más de 10.000 años, son nuestros inmutables y fieles compañeros y amigos.
Un trabajo ético, que llega al corazón Carmen

TriniReina dijo...

Nunca he tenido perro, pero leyendo el poema me han dado ganas de tener uno y, lo que es más, mi alma ha sentido envidia de ese gran epitafío, se ve que le gustaría ser loada así cuando haga su último viaje.
Magnifico, tal como las fotos. Poeta y fotógrafo unidos por la poesía del alma y de los ojos.

Besos

fgiucich dijo...

Un tierno regalo. Muy hermoso!!! Abrazos.

Lozzano dijo...

Un poema conmovedor, un precioso homenaje a este amigo de los humanos que cuando te ve, un día trás otro, siempre muestra una alegría desmesurada, tú llegada nunca es rutina, para él es el mejor acontecimiento del mundo. ¿Hay alguien tan fiel?.
Como puede verse en las fotografías, demasiadas veces no son correspondidos.

Abedugu dijo...

Leyendo este poema llegué a sentir tanta pena por ese perro nuerto como si fuera mío. Se la compañía que hacen los animales, lo leales que son, lo nobles y cariñosos, por eso cuando uno de ellos muere la tristeza se apodera de nosotros, lo mismo que cuando se ven animales abandonados en la calle por unos dueños desalmados y crueles.
La fotos magníficas.
Un abrazo

CarmenBéjar dijo...

Qué bien traduce la estrecha unión entre animales de dos patas y de cuatro, a veces más humanas que los que nos preciamos de serlo. Cuando miran con esos ojillos inteligentes, comprendiendo los solos que estamos, transmiten la certeza de que al menos nos se ríen de lo tontos que somos.

Un besazo

Carmela Rey dijo...

Una entrada conmovedora Carmen. Me has dejado con el alma en un hilo, encogida y algo tocada. Sé desde hace poco lo que se quiere a un perro y sobre todo el amor que con creces te devuelve.Precioso post, lleno de ternura que tan bien han sabido plasmar Abigael Bohórquez en sus palabras como Jan Puerta en esas hermosas fotografías; dan ganas de quedarselos todos. :)
Gracias Carmen por compartir.
Un beso.

ernesto51 dijo...

Que puedo añadir a los comentarios anteriores, es una entrada entrañable, por los versos de Bohórquez, por la fotografía de Jan Puerta, por el trasfondo del amor a los perros, y por que has logrado ensamblar todo ello de una manera emocionante y exquisita.

Besos, querida Carmen.

Montserrat Sala dijo...

Tengo que felicitarte por este gran texto sobre la muerte de un perro. Es todo sensibilidad i fineza. la bellas fotos de Jan Puerta ilustran como ninguna otra pudiera hacerlo. Saludos

Antonio Verdú Asís dijo...

Felicidades Carmen por tu poesía que desprende arte por los cuatro costados y por esas fotos de perros tan queridos. Si pudiéramos aprender algo de esos entrañables animales que nos acompañan día a día en nuestra vida, qué distinto sería.
Un abrazo.

carlos guerrero dijo...

Desde luego, la muerte de un perro debe ocupar más páginas que la de cualquier hijo de su madre que se dedique a matarlos. este es un poema hecho con el alma y que llega al alma. Me encantó. Enhorabuena por haberlo traído hasta aquí.

Un beso

Sara Royo dijo...

Precioso, precioso, precioso!!!! Jo, yo q tengo esa pasión por los bichos y suelo preferir un perro a la mayoría de la gente, me he emocionado con este poema tierno y preciso de otro poeta q, en mi infinita ignorancia, no conocía.
Gracias, Carmen.
Un besico.

Antonio Misas dijo...

Muy bueno y muy bonito, tierno y singular con las palabras, que en definitiva reivindica un mundo mejor a traves de su compañero querido. No conocía a Abigael Bohórquez. Las fotos son encantadoras, están muy bien hechas pasaré por el blog de Jan Puerta como nos propones.

Abrazos!

RosaMaría dijo...

Qué maravilla de poesía! Los que hemos llorado un perro o dos y porqué no tres, sabemos del dolor de su ausencia. Hermosas fotos. Saludos.

laura dijo...

SIN PALABRAS, ES ASI COMO HE QUEDADO,exactamente el miercoles fue mi cumpleaños y para el sabado a mi perrita la habian matado.
La impotencia fue enorme pues vi como sucedío, y no pude hacer nada al respecto, no reaccione a tiempo, aún escribo y derramo las últimas lagrimas que me quedan, pues estoy seca.
No se cuanto tiempo tardare en superarlo.
Impactamte ante lo que aconteci,la foto de el perrito acostado en la calle como si realmente lo hubiesen atropellado me desgarro, pues asi quedo ella.
Ahora mi único consuelo es rezarle y encargarsela a San Fransisco de Asis hasta que la vuelva a ver.
Se que esto no es una despedida, sino un hasla luego.
Dios bendiga a estos animalitos, quienes se convierten en un integrante mas de la familia.
Si los humanos tienen derecho a la vida y riquezas de este mundo asi como al amor de los otros, ellos también.

A UNA MANZANA DEL PARAÍSO/MERI PAS BLANQUER

A UNA MANZANA DEL PARAÍSO/MERI PAS BLANQUER
CLICK EN LA IMAGEN PARA COMPRARLO

ENLÁZAME SI TE PLACE

BannerFans.com

Mi otro blog

Mi otro blog
my other blog

Estás paseando por:

Estás paseando por:
Graciassssssssssssss