Lienzo de cabecera: Françoise de Felice

jueves, diciembre 4

Hacíamos el amor voluntariamente, Palinuro de México (fragmento)

Javier Clavo
  • " La tía Luisa y Jean Paul un día visitaron La Tour du Merveilleux, que era, para asombro de la tia Luisa, una casa al revés: se entraba por el desván, y se subía después al tercer piso y luego al segundo, y al primero, y así hasta llegar a la planta baja y al sótano.
  • Las alfombras y los muebles estaban clavados en los techos, las lámparas se levantaban en medio del piso como fuentes de cristal, y a través de las ventanas y gracias a un juego ingenioso de espejos y cristales, se veía todo París al revés.
  • (...)
  • Lo que nunca jamás pudimos medir fue nuestro amor, porque era infinito.
  • Era, si, como cuando Palinuro le preguntaba al abuelo cuánto lo quería.
  • - Mucho, muchísimo le contestaba el abuelo Francisco.
  • - Pero ¿cuánto, cuánto abuelo? ¿De aquí a la esquina?
  • - Más, mucho más.
  • - ¿De aquí al Parque del Ajusco?
  • - Más, muchísimo mas: de aquí al cielo de ida y de regreso, yéndose por el camino mas largo de todos y regresando por un camino todavía más largo. Y eso después de dar varios rodeos, de perderse a propósito, de tomar un café con leche en Plutón, de recorrer los anillos de Saturno en patín del diablo y de dormir veinte años como Rip Van Winkle, en uno de esos planetas donde las noches duran veintiún años: porque a mi me gusta levantarme temprano, cuando menos un año antes de que amanezca.
  • (...)
  • Hacíamos el amor compulsivamente. Lo hacíamos deliberadamente.
  • Lo hacíamos espontáneamente. Pero sobre todo, hacíamos el amor diariamente. O en otras palabras, los lunes, los martes y los miércoles, hacíamos el amor invariablemente. Los jueves, los viernes y los sábados, hacíamos el amor igualmente. Por últimos los domingos hacíamos el amor religiosamente.
  • O bien hacíamos el amor por compatibilidad de caracteres, por favor, por supuesto, por teléfono, de primera intención y en última instancia, por no dejar y por si acaso, como primera medida y como último recurso. Hicimos también el amor por ósmosis y por simbiosis: a eso le llamábamos hacer el amor científicamente. Pero también hicimos el amor yo a ella y ella a mí: es decir, recíprocamente. Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo y yo, con el miembro convertido en un músculo fláccido no podía llenarla, entonces hacíamos el amor lastimosamente.
  • Lo cual no tiene nada que ver con las veces en que yo me imaginaba que no iba a poder, y no podía, y ella pensaba que no iba a sentir, y no sentía, o bien estábamos tan cansados y tan preocupados que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo.
  • Marc Chagall
  • Decíamos, entonces, que habíamos hecho el amor aproximadamente.
  • O bien Estefanía le daba por recordar las ardilla que el tío Esteban le trajo de Wisconsin y que daban vueltas como locas en sus jaulas olorosas a creolina, y yo por mi parte recordaba la sala de la casa de los abuelos, con sus sillas vienesas y sus macetas de rosasté esperando la eclosión de las cuatro de la tarde, y así era como hacíamos el amor nostálgicamente, viniéndonos mientras nos íbamos tras viejos recuerdos.
  • Muchas veces hicimos el amor contra natura, a favor de natura, ignorando a natura.
  • O de noche con la luz encendida, mientras los zancudos ejecutaban una danza cenital alrededor del foco.
  • O de día con los ojos cerrados.
  • O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia.
  • O viceversa.
  • Contentos, felices, dolientes, amargados.
  • Con remordimientos y sin sentido.
  • Con sueño y con frío.
  • Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida, y de que un día nos olvidaríamos el uno del otro, entonces hacíamos el amor inútilmente.
Michael Taylor
  • Para envidia de nuestros amigos y enemigos, hacíamos el amor ilimitadamente, magistralmente, legendariamente.
  • Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente.
  • Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente.
  • Para alegría de los psiquiatras, hacíamos el amor sintomáticamente. Y, sobre todo, hacíamos el amor físicamente.
  • También lo hicimos de pie y cantando, de rodillas y rezando, acostados y soñando. Y sobre todo, y por simple razón de que yo lo quería así y ella también, hacíamos el amor voluntariamente. "
Egon Schiele

24 comentarios:

David dijo...

Genial Carmen, como siempre una fuente de recursos inagotable.
Además los textos me han encantado, lo he leido con absoluto detalle.

Besos

Gabiprog dijo...

Empecé por aquí, y luego salté a ese enlace de la barra derecha donde me preguntas qué beso me gusta más...
Que gozada de paseo!!

:-D

Un beso.

carmensabes dijo...

David , me alegra que te deleites con los detalles...

un besiño

carmensabes dijo...

Gabi , un placer que saltes y te guste....

Un abrazo

Marina dijo...

Hacer el amor con bondad, con dulzura, con y sin maquillaje, con parsimonia maldad en los huesos, en el alma, sintiendo los dedos y la punta de la lengua... sintiendo.
Conocía este texto, o quizá era uno parecido... hacer el amor; cómo, dónde y cuándo, pero hacer el amor.
Hoy toca un besito de amor

David C. dijo...

religiosamente, lastimosamente, aproximadamente e ilimitadamente. genial.

carmensabes dijo...

Marina...eso...mucho amor!

Besiños

carmensabes dijo...

David C, ilimitadamente verdad? siiiiiii

Un abrazo y gracias

Señor De la Vega dijo...

Hacer -Amor- en la eterna -romA-,
convertir en harén de las "mil y una",
la fantasía de un gozoso encuentro.

Volverte mi -morA- en haman de sexo
-Arom'a'- intenso que enerve nuestro pecho.

Olvida mi amor, mensaje 'esemese'
del -roAm'ing- que amenaza puro texto
comprimido en más fiestas repetidas.

Vente donde no alcance la cultura
dejando caer velos sobre el mundo.

Ejerce en mí un amor sin cobertura
para cuando al desvanecer orgasmos
sentir inmóvil, roces del silencio.
Suyo, Z+-----

carmensabes dijo...

Ejerce en mí un amor sin cobertura....no sé puede decir mejor Señor de la Vega...

Un abrazo sin velos y con aroma a incienso...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Excelente. Es verdad que no podemos medir el amor verdadero, porque es infinito.

haideé dijo...

Excelente.
En nuestro empeño por convertir en explicable lo que sólo tiene sentido viviéndolo, acabamos convirtiendo el amor y el sexo en un sucedaneo que no tiene nada que ver con nuestra capacidad imaginativa y sensitiva, pudiendo hacerlo todos los dias y a cada minuto convirtiendolo así en lo más hermoso...

€_r_i_K dijo...

Así, voluntariamente....
Sin pan.....
Muy bonito....
Besos...

josh dijo...

Aunque suene intencionado, siempre es un placer visitarte.
Fíjate tú que el texto me ha absorvido más que las obras, es la primera vez.
Qué necesaria la voluntad de querer hacer el amor, quizá lo más difícil de definir, abandonarse a los sentidos siendo última la vista, lo más palpable y efímero de estar unido a otra persona...pero nunca por aproximación, qué gran desperdicio.

mojadopapel dijo...

Vista, oido y palabras, solo falta el tacto....genial Carmen.

Donce dijo...

Aaaaaaaaayyyy, me ha encantado
pero...
hija, qué agujetas!

carmensabes dijo...

Pedro, claro el amor...verdadero se sale por los bordes, no hay medida

besos

----------
haideé, exactamente, no queremos sucedaneos ...no aceptemos sucedaneos...

Abrazos

----------

Erik, eso me gusta!! sin pan...

Saludos

----------

Josh, totalmente de acuerdo contigo...hay que dejarse abandonar!!sin prejuicios, sin mirar siquiera...

Abrazos

-----------

Mojadopapel, el tacto amiga, ese ,está de los primeros...

besiños

-----------

Donce querida, con amor y sin prisas...agujetas? bueno!!!jaja

besiños

Femme d chocolat dijo...

ahhhh, por dios cómo me gusta éso de la casa al revés. ¡Me pido una para mí!

De pequeña yo jugaba a caminar por el techo usando un espejito que ponía horizontal y así lo reflejaba; era muy gracioso el ir caminando sorteando lámparas y cortinas. A veces es bueno tener la vida al revés, yo siempre pedí que la mía fuera así, difícil al cominezo de mi vida, mientras yo estuviera más fuerte, Y dulece y blandita para cuando ya el desencanto se me hubiera llevado una buena parte...
Tu fragmento me lo ha recordado.

Un beso enorme, guapa

Elena dijo...

Querida amiga, que profundidad de sentimientos,haciendo el amor en todas sus variables... Qué bonito poder querer hasta el límite de sus multiples expresiones. Preciosos también los cuadros que acompañan y la música que suena...Qué deleite para los sentidos.
Un abrazo grande, te quiero un montón.
Elena

La sonrisa de Hiperión dijo...

QUe genialidad más tremenda!
Me encantó
jajajaja
Saludos!

jorge dijo...

Carmen me ha quedado una duda, ¿al final esos dos hacen el amor o no?

Buen texto, buenas imagenes.

carmensabes dijo...

Femme...claro ..eso de ir en tus principios al revés..te debe haber dado esa perspectiva tan completa que tienes de las cosas...

besiños

-------
Elena..guapa!!así me gusta que te deleites y disfrutes la magia de la vida...es lo menos que te mereces..

Besos gigantes..

--------

La sonrisa de Hiperión ...A que si??? tremendo..., me alegra que te encante, buena señal...
saludos

--------
Jorge, gracias por tus palabras, siempre me hacer sentir bién

Besiños

elena-susana dijo...

bueno, bueno, qué vicios más recomendables. ¡Maravilloso! y exquisito como siempre. Lindo, lindo.

carmensabes dijo...

Elena-s, vicios?? bueno , en tal caso es amor

A UNA MANZANA DEL PARAÍSO/MERI PAS BLANQUER

A UNA MANZANA DEL PARAÍSO/MERI PAS BLANQUER
CLICK EN LA IMAGEN PARA COMPRARLO

ENLÁZAME SI TE PLACE

BannerFans.com

Mi otro blog

Mi otro blog
my other blog

Estás paseando por:

Estás paseando por:
Graciassssssssssssss