Lienzo de cabecera: Françoise de Felice

miércoles, enero 15

Juan Gelman: "El milagro de los milagros es que a veces se producen” Que la tierra te desea leve Maestro




Y hoy mi pequeño tributo a un Maestro de las letras y de la vida, mi admiradísimo Juan Gelman: «Sit tibi terra levis». Que la tierra te sea leve.
 “Sigo buscando ese milagro en la poesía, porque como escritor sufro también de ese síndrome de la insatisfacción permanente”, expresó en el 2012 el poeta Juan Gelman, quien ayer murió a los 83 años de edad.
Periodista, traductor, pero sobre todo un poeta impresionante, un enamorado de la vida que si bien vivió en plenitud, también enfrentó y sufrió el dolor en carne propia cuando perdió durante la última dictadura argentina (1976-1983) a su hijo Marcelo, quien fue asesinado, y su nuera, María Claudia García, quien sigue desaparecida. Gelman luchó durante años para hallar a su nieta y encontrar justicia.



Gelman dijo en una ocasión y me quedo con eso:
"El milagro de los milagros es que a veces se producen”.
Os dejo con algunos de mis poemas favoritos de Gelman y para acompañar, los trabajos de la moldava Victoria Cozmolici, me encantan los colores tan vivos y las pinceladas alocadas, me recuerda mucho al expresionismo alemán.


 Mujeres

Decir que esa mujer era dos mujeres es decir poquito
debía tener unas 12397 mujeres en su mujer
era difícil saber con quién trataba uno
en ese pueblo de mujeres
ejemplo:

yacíamos en un lecho de amor
ella era un alba de algas fosforescentes
cuando la fui a abrazar
se convirtió en singapur llena de perros que aullaban
recuerdo
cuando se apareció envuelta en rosas de agadir
parecía una constelación en la tierra
parecía que la cruz del sur había bajado a la tierra
esa mujer brillaba como la luna de su voz derecha

como el sol que se ponía en su voz
en las rosas estaban escritos todos los nombres de esa mujer menos uno
y cuando se dio vuelta
su nuca era el plan económico
tenía miles de cifras y la balanza de muertes favorables a la dictadura militar
nunca sabía uno adónde iba a parar esa mujer
yo estaba ligeramente desconcertado
una noche le golpeé el hombro para ver con quién era
y vi en sus ojos desiertos un camello

a veces
esa mujer era la banda municipal de mi pueblo
tocaba dulces valses hasta que el trombón empezaba a desafinar
y los demás desafinaban con él
esa mujer tenía la memoria desafinada

usté podía amarla hasta el delirio
hacerle crecer días del sexo tembloroso
hacerla volar como pajarito de sábana
al día siguiente se despertaba hablando de malevich

la memoria le andaba como un reloj con rabia
a las tres de la tarde se acordaba del mulo
que le pateó la infancia una noche del ser
ellaba mucho esa mujer y era una banda municipal

yo
compañeros
una noche como ésta que
nos empapan los rostros que a lo mejor morimos
monté en el camellito que esperaba en sus ojos
y me fui de las costas tibias de esa mujer

callado como un niño bajo los gordos buitres
que me comen de todo
menos el pensamiento
de cuando ella se unía como un ramo
de dulzura y lo tiraba en la tarde










Opinión
Los poemas escritos en
estado de frialdad tienen
una ventaja: están escritos
en estado de frialdad. El odio
del vecino no entra ahí, ni el vecino
atado a su odio y
se puede alabar las bellezas del paisaje.
Alabar es una palabra rara, lleva
del ala al bar donde
el estaño está mudo.
Los poemas sin sangre
tienen una ventaja:
no tienen sangre, ni
sacudones mortales o inmortales, ni
la imperfección, la suciedad
de todos. Eso cae y nada
perturba a la tierra.
A los poetas que practican esa visión y
sin duda escriben hermosos poemas,
habría que levantarles una estatua
ciega que no se vea.
Es bello su no estar.
Todo está bien afuera
de todo lo que está mal, intocado y
lejos de la escritura, lejos,
en un canto bajito.
de
País que fue será
2004















Escribo en el olvido...

escribo en el olvido
en cada fuego de la noche
cada rostro de ti

hay una piedra entonces
donde te acuesto mía
ninguno la conoce

he fundado pueblos en tu dulzura
he sufrido esas cosas

eres fuera de mí
me perteneces extranjera


















Ausencia de amor
Cómo será pregunto.
Cómo será tocarte a mi costado.
Ando de loco por el aire
que ando que no ando.

Cómo será acostarme
en tu país de pechos tan lejano.
Ando de pobre cristo a tu recuerdo
clavado, reclavado.

Será ya como sea.
Tal vez me estalle el cuerpo todo lo que he esperado.
Me comerás entonces dulcemente
pedazo por pedazo.

Seré lo que debiera.

Tu pie. Tu mano.




















Islas
A ver:
un hombre y una mujer
viven en una isla asediada.
Los rodea el océano donde
ardió el plumaje de un jilguero
en el hilo del
amor que canta
en la espesura del vacío.
El jilguero los nombra y son
inseparables de sus nombres.
Los cerca el mundo como
un animal sin luz y cruel.
La tierra lame heridas
que hablan con ojos hacia adentro
y caen con
astros detrás.
A ver:
un hombre y una mujer
muerden las
envolturas marinas
de lo que amaron.
de
Mundar
2007











Lluvia

hoy llueve mucho, mucho,
y pareciera que están lavando el mundo
mi vecino de al lado mira la lluvia
y piensa escribir una carta de amor/
una carta a la mujer que vive con él
y le cocina y le lava la ropa y hace el amor con él
y se parece a su sombra/
mi vecino nunca le dice palabras de amor a la
mujer/
entra a la casa por la ventana y no por la puerta/
por una puerta se entra a muchos sitios/
al trabajo, al cuartel, a la cárcel,
a todos los edificios del mundo/ pero no al mundo/
ni a una mujer/ni al alma/
es decir/a ese cajón o nave o lluvia que llamamos así/
como hoy/que llueve mucho/
y me cuesta escribir la palabra amor/
porque el amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa/
y sólo el alma sabe dónde las dos se encuentran/
y cuándo/y cómo/
pero el alma qué puede explicar/
por eso mi vecino tiene tormentas en la boca/
palabras que naufragan/
palabras que no saben que hay sol porque nacen y
mueren la misma noche en que amó/
y dejan cartas en el pensamiento que él nunca
escribirá/
como el silencio que hay entre dos rosas/
o como yo/que escribo palabras para volver
a mi vecino que mira la lluvia/
a la lluvia/
a mi corazón desterrado/








Epitafio

 
Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!
Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.



28 comentarios:

Gelu dijo...

Buenos días, Carmen Sabes:

He pensado enlazarte la entrada que dediqué a tu libro ‘ERÓTICOS DESVARÍOS’, en el que Elena Pascual citaba entre tus admirados poetas a Juan Gelman.
Le has hecho un bonito homenaje.
De las pinturas de Victoria Cozmolici, recojo esas flores silvestres...rojas, azules, blancas, amarillas...para él.
Añado su precioso recitado de ‘Mujeres’

Abrazos.

carmensabes dijo...

Cierto Gelu, uno de mis grandes, la tristeza me inunda, sus versos penetran hoy hasta los huesos...

Enlaza querida, buena idea.

Abrazos y gracias.

TriniReina dijo...

Lo dicho: un magnifico homenaje.

Que el poeta viva siempre en sus versos.

Abrazos

carmensabes dijo...

Anrazos querida Trini. Gelman era demasiado grande para quedar en el olvido.

Rick Forrestal dijo...

Great art.
Love your style.

ohma dijo...

Esta entrada ha sido toda una borrachera de buena poesía, que disfruté mucho, salpicada por el intenso color de las pinturas que nos has presentado.
Gracias,Carmen.
Moitos bicos.

En tu blog descubro a Gelman.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué gran persona se nos ha ido, qué gran poeta.
Que la tierra le sea leve.

José Manuel dijo...

Nos ha dejado uno de los grandes, pero su poesía siempre permanecerá entre nosotros, y cada vez que la leamos él estará entre nosotros.

Besos

AMALTEA dijo...


Has hecho una selección que da una idea de la sesibilidad y la buena escritura de Gelman. Y las pinturas, como siempre, visten la poesía.
Qué buen epitafio y la frase que encabeza tu entrada, la hago también mía. Sí, aunque parezca mentira, los milagros pasan alguna vez y ese es el milagro.

Un abrazo

Vicente dijo...

Gracias por entregarnos a un poeta tan grande como Gelman. Me acuso de un pecado: Lo he leído bien pero ahora tengo cinco días de descanso para leerlo mejor. Por tí. Gracias.

carmensabes dijo...

Gracias Ohma, me alegro que te gusten las pinturas pero sobre todo que conozcas la gran poesía de Gelman, un magnífico hombre que nos deja huérfanos lamentablemente.

Bicos.

carmensabes dijo...

Pues si Pedro, uno de los grandes, siempre nos queda su poesía para consolarnos.

Abrazos.

carmensabes dijo...

Eso es José Manuel, cada vez que leemos un poema suyo, él está ahí, su legado es amplio y precioso.

Besos.

carmensabes dijo...

Exacto querida Amaltea, los milagros cuando pasan ya lo son...

Muchos besos.

carmensabes dijo...

Qué bien Vicente, disfruta mucho con los versos de Gelman, son altamente sobrecogedores.

Un abrazo.

Dani Marfi dijo...

Ciertamente se nos ha marchado Gelman pero su recuerdo es imborrable. Gracias por compartir tu sensibilidad

virgi dijo...

Una finísima nostalgia de algo que aún no se sabe bien qué es, una tristeza por lo que fue y se esfumó, una sabia y poderosa naturalidad en las palabras...en fin, un poeta que narra nuestras desdichas con la delicadeza de un aleteo.
Un abrazo, querida Carmen.

carmensabes dijo...

Gracias a ti querido artista Dani por venir, Gelman seguirá siempre clavado en nosotros.

Besitos.

carmensabes dijo...

Así es querida Virgi, Gelman tenía una sensibilidad difícil de explicar, tan sólo leyéndole nos acercamos a su hermosa nostalgia.

Abrazos guapa.

Amando García Nuño dijo...

E- motivo (h)o- menaje.
Al menos, durante unos días, lo leerán. Aunque sus cenizas no se removerán por ello.
Abrazos, siempre

elisa lichazul dijo...

bonito homenaje le has hecho
el tiempo pondrá en su lugar a quien deba de brillar y a quien deba de callar


buena semana
abrazos

Aretusa dijo...

Pinceladas de alegría cuando otra voz grande se acalla.

Preciosos lienzos.
Gelman un hombre al que me hubiera gustado mirar a la cara.
Saludos

carmensabes dijo...

Espero querido Amando que a Gelman se le lea siempre, una vez leído un poema de él, imposible no regresar a sus letras.

Abrazos.

carmensabes dijo...

Gracias Elisa, cierto es que el tiempo hace brillar a quien lo merece como en este caso Gelman, auqnue a menudo much@s poetas brillan y nadie los conoce...

Besicos.

carmensabes dijo...

Aretusa guapa, a mí también me hubiese encantado tenerle de frente, un gran hombre y gran escritor.

Gracias por pasar.

elisa lichazul dijo...

gracias por tu huella
buena semana
abrazos

Gustavo Figueroa V. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gustavo Figueroa V. dijo...

Ya ves mi querida Carmen que, por estar de descanso, llego tarde (o talvez no) a este merecido homenaje a un grande de la poesía. Juan Gelman se me quedó en el alma, me entró por los poros, por los sentimientos y junto con Mario Benedetti y Pablo Neruda, aprendí a vivir la soledad, los días duros del exilio, los goces infinitos del amor y, otra vez, un verso para no morir ahogado con un cúmulo de palabras que se apresuraban a salir. Juan se fue, con sus ojos tristes, lejos de su tierra pero siempre en ella, como yo, y me quedaron sus poemas, sus huellas por todos lados, en sus libros, los diarios, en "El Lado Oscuro del Corazón" y, muy dentro de ti y de mi. Me queda sonando en la memoria, en todos los sentidos ese "Sefiní"
Basta por esta noche cierro
la puerta me pongo
el saco guardo
los papelitos donde
no hago sino hablar de ti
mentir sobre tu paradero
cuerpo que me has de temblar.

Querida Carmen, gracias por esta entrada y por esa inigualable pintura de la moldava Victoria Cozmolici...¡Qué grande es el arte!

A UNA MANZANA DEL PARAÍSO/MERI PAS BLANQUER

A UNA MANZANA DEL PARAÍSO/MERI PAS BLANQUER
CLICK EN LA IMAGEN PARA COMPRARLO

ENLÁZAME SI TE PLACE

BannerFans.com

Mi otro blog

Mi otro blog
my other blog

Estás paseando por:

Estás paseando por:
Graciassssssssssssss